Buscar
  • Centro Scalabriniano P. M.

Los católicos estadounidenses chocan con la oleada fronteriza y la inmmigración

Un sacerdote de primera línea que ha estado sirviendo a los migrantes durante los últimos ocho años dice que lo que se necesita son "corazones abiertos" y algunas reformas legislativas, pero no necesariamente "fronteras abiertas".



El padre de Scalabrini, Pat Murphy, estaba hablando con un periodista por teléfono hace unos días cuando recibió un mensaje de texto en español: "¿Está abierta la frontera?" Recibe muchas de esas consultas.






"No" es la respuesta correcta. Pero ese no es el mensaje que muchos recibieron.

El 16 de febrero, la administración Biden anunció que procesaría las solicitudes de asilo existentes de migrantes que habían recibido una lenta acción por parte de la administración Trump. Sin embargo, algo se perdió en la traducción para muchas personas en el sur de México, Honduras, Guatemala y El Salvador plagado de pandillas, incluidos miles que han viajado hacia el norte en las últimas semanas buscando ingresar a los Estados Unidos.


“Lo único que se escucha en el sur es 'La frontera está abierta'”

dijo el padre Murphy, de los Misioneros de San Carlos Borromeo, quien dirige un refugio llamado Casa del Migrante, en Tijuana, una ciudad mexicana al sur de la frontera. con California. "Y solo está abierto para un grupo selecto de personas, personas que han estado esperando durante un par de años".


Actualmente, unas 80 personas se alojan allí, debido al distanciamiento social. (Pre-virus, eran 150 personas). Se les da 45 días para encontrar un trabajo y un lugar donde vivir y luego se les pide que se vayan para dejar espacio para otra persona. Hay alrededor de 30 refugios en Tijuana, dijo el padre Murphy, pero no pueden acomodar a los miles que han venido.


A unas 1.200 millas al sureste, en la ciudad fronteriza de McAllen, Texas, entre 300 y 700 migrantes por noche pasan por el Centro de Respiro Humanitario, un antiguo centro comercial dirigido por Caridades Católicas del Valle del Río Grande. Estos migrantes, habiendo pasado ya el primer paso del proceso de asilo, consiguen una ducha, un lugar para dormir, pasta de dientes, cepillos de dientes, zapatos nuevos y una mochila de camino al interior de Estados Unidos y una eventual cita con un juez de inmigración.


El aumento en la frontera es en parte estacional, ya que el clima de fines del invierno y principios de la primavera es el mejor momento para viajar. Los migrantes se van debido a la violencia de las pandillas, las malas condiciones económicas y los daños y trastornos causados ​​por los huracanes recientes.


La división de inmigración

El aumento en la frontera ha reenfocado la atención en la inmigración, que divide a los ciudadanos estadounidenses en general y a los católicos en particular, como encontró una encuesta del Public Religion Research Institute de enero de 2019 . La encuesta informó marcadas distinciones a lo largo de las líneas partidistas, lo que refleja la retórica en Washington. Los demócratas llaman a los republicanos crueles y racistas por querer disminuir la inmigración. Los republicanos dicen que los demócratas están tratando de importar futuros votantes que garanticen victorias electorales en el futuro y que están dispuestos a dañar al país en el proceso.



La retórica no siempre es tan aguda entre los católicos que no están de acuerdo con la inmigración, pero los sentimientos son profundos.


Durante la semana pasada, el Registro preguntó a varios expertos en inmigración con opiniones divergentes: ¿Cuál es una respuesta católica adecuada?


El contexto son las enseñanzas de la Iglesia, que establecen principios morales sobre la inmigración, pero no siempre son claros sobre cómo implementarlos.


El Papa Pío XII, escribiendo en Exsul Familia sobre la migración posterior a la Segunda Guerra Mundial en 1952, llamó a Jesús, María y José, que huyeron del alboroto asesino del rey Herodes en Belén a Egipto, "el arquetipo de toda familia de refugiados", y apoyó lo que él llamado "el derecho de las personas a migrar". Más recientemente , el Papa Francisco ha pedido responder a los migrantes con cuatro verbos: "acoger, proteger, promover e integrar".


Sin embargo, la enseñanza social católica también reconoce que un país tiene, como dice la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos , "el derecho a regular sus fronteras para controlar la inmigración ... por el bien común".


"Si bien las personas tienen derecho a moverse en busca de una vida segura y humana, ningún país está obligado a aceptar a todos aquellos que deseen reasentarse allí"

dice la conferencia de obispos en un documento titulado "La Doctrina Social Católica y el Movimiento de Pueblos ".


Una encuesta reciente de Gallup encontró que 42 millones que viven en América Latina y el Caribe se mudarían a los Estados Unidos si pudieran. En junio de 2017, Gallup descubrió que 147 millones de personas en todo el mundo se mudarían a los Estados Unidos si pudieran.


Hacer juicios sólidos

Desde una perspectiva católica, ¿dónde traza la línea?


¿O tú?


Para el obispo Daniel Flores, cuya Diócesis de Brownsville, en el sur de Texas, incluye McAllen, donde los solicitantes de asilo acuden en masa, la respuesta inmediata es tratar de ayudar a las personas que lo necesitan frente a él.


“El papel de la Iglesia - y considero que es la principal responsabilidad de la Iglesia aquí en el valle - es abordar la situación humana en la primera línea, incluso antes de que hablemos de la realidad política. Tenemos el deber de tratar a las personas con dignidad y respeto ”, dijo el obispo Flores en una entrevista telefónica con el Registro.


Los partidarios y los escépticos de la inmigración están de acuerdo en que el gobierno de EE. UU. Debería hacer más para ayudar a los gobiernos del norte de Centroamérica a estabilizar sus sociedades para que la gente no sienta que tiene que irse y debería enviar más jueces de inmigración a la frontera para escuchar los casos de asilo más rápidamente.


Pero no están de acuerdo sobre si la pobreza o el miedo a las pandillas deberían ser motivo para ingresar a los Estados Unidos, si el gobierno debería otorgar estatus legal a los inmigrantes que ya están en el país ilegalmente y si el gobierno debería admitir más o menos inmigrantes de los que tiene. hace ahora.

También discrepan sobre cómo debería funcionar el sistema actual.

Los aspirantes a inmigrantes a los Estados Unidos no pueden simplemente presentarse en la frontera y pedir entrar. Tienen que argumentar que califican para el asilo bajo la ley federal “debido a… un temor fundado de persecución a causa de de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social en particular u opinión política ".



Los solicitantes de asilo son entrevistados por primera vez por un funcionario federal como parte de lo que el gobierno llama una "revisión del miedo creíble". Aproximadamente el 83% llega a un segundo paso, que culmina en una audiencia ante un juez de inmigración. Solo alrededor del 17% de esos casos se aprueban, según el Departamento de Justicia de EE. UU .


Argumentos en competencia

Los partidarios de la inmigración dicen que Estados Unidos debería ser más generoso con las personas que necesitan ayuda.


Donald Kerwin, director ejecutivo del Center for Migration Studies, un grupo de expertos católico que apoya a los inmigrantes y la inmigración, escribió un ensayo publicado el 17 de marzo en el que criticaba las políticas de inmigración de la administración Trump, "que hizo de la crueldad un pilar de sus estrategias", escribió. .


Kerwin objeta la política de "Permanecer en México" de la administración Trump, conocida como Protocolos de Protección al Migrante , en la que a los migrantes que solicitaban asilo no se les permitía presentar su caso en Estados Unidos. Kerwin dijo que la política, que la administración de Biden está cambiando, violó la ley estadounidense, trató mal a los migrantes y ni siquiera funcionó en sus propios términos, ya que los arrestos fronterizos aumentaron en 2019 mientras la política estaba en pleno efecto.




También se opuso al desmantelamiento por parte de la administración Trump de un programa de la era de Obama que ofrecía a los menores en riesgo en Centroamérica la oportunidad de solicitar en su propio país la entrada a los Estados Unidos.


“Desde una perspectiva católica, es una obviedad. Creo que lo que dice la administración actual es que se necesitan programas inteligentes como ese ”

dijo Kerwin en una entrevista telefónica. “Y para ser claros, esos son niños que se considera que están en riesgo y que pueden unirse a sus padres que estaban legalmente en el país. ¿Por qué matar un programa como ese? "



Los escépticos de la inmigración argumentan que invitar a migrantes les duele por el viaje peligroso y degradante que realizan a través de áreas controladas por cárteles de la droga y pandillas, lo que los pone en riesgo de tráfico sexual y otros horrores. También dicen que el sistema de solicitud de asilo actual en los Estados Unidos a menudo enmascara la migración económica pura, que, según ellos, es más cruel que amable.


Uno de ellos es Art Arthur, un ex juez de inmigración que asistió a una escuela secundaria jesuita y es voluntario en su parroquia católica en las afueras de Baltimore. Es el becario residente en leyes y políticas del Centro de Estudios de Inmigración, un grupo de expertos que restringe la inmigración que pide una "visión pro-inmigrante y de baja inmigración que busque menos inmigrantes pero una bienvenida más cálida para los admitidos".


Arthur dijo que alentar la migración económica es malo para las personas pobres que ya están en Estados Unidos, que deben competir por trabajos con inmigrantes poco calificados, lo que, dijo, dificulta la obtención de un trabajo y deprime los salarios.


"Cuando vienen a este país, están en competencia directa con las personas más desfavorecidas de regalos en este país"

dijo Arthur al Register en una entrevista telefónica. “Esa entrada ilegal hace la vida más barata y mejor para las personas acomodadas. No ayuda a las personas que se encuentran en un nivel socioeconómico más bajo ".


Como juez de inmigración en York, Pensilvania, de 2006 a 2015, Arthur se pronunció principalmente sobre casos de personas que habían sido detenidas por cargos de cometer delitos, lo que, según él, explica su alta tasa de denegación de solicitudes de asilo, más del 90% durante un período de cinco años, o el octavo más alto del país, según un estudio de seguimiento de la Universidad de Syracuse . Algunos otros solicitantes, dice, tampoco presentaron una solicitud de asilo reconocida por la ley o no proporcionaron pruebas creíbles para tal solicitud.


Pero dijo que cree en el asilo. Llamó a los estadounidenses "un pueblo muy abierto, cálido y generoso" y dijo que el país debería seguir así.


“Necesitamos mantener a Estados Unidos como un faro de esperanza para la gente. Necesitamos limitar el número de personas que vienen a este país por razones económicas. Necesitamos otorgar asilo a aquellas personas que realmente lo necesitan, y debemos hacerlo de manera oportuna ”

dijo Arthur.


Kerwin, quien solía dirigir una subsidiaria de inmigración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, no ve a los inmigrantes como competidores económicos de otras personas pobres. Confiado en que está de acuerdo con los Evangelios y los obispos, Kerwin mira a sus compañeros feligreses que quieren restringir aún más la inmigración y niega con la cabeza.



"Los defensores católicos y los proveedores de servicios que trabajan con inmigrantes, sentimos que muchos católicos nos abandonan en estos temas, que sentimos que no abordan estos temas desde una perspectiva católica", dijo Kerwin en una entrevista telefónica. . “El trabajo es duro. Es particularmente doloroso que los católicos te ataquen, especialmente cuando estás a cuatro patas con la enseñanza social católica ".


No hay soluciones simples

Los escépticos católicos de la inmigración dicen que la política de inmigración requiere lo que la Iglesia llama juicio prudencial y cuestionan la prudencia de los partidarios de la inmigración.


“No creo que haya una respuesta definitivamente católica a una situación como esta. Pero un legislador católico devoto estaría buscando la respuesta política que cause el menor daño y garantice que los migrantes sean tratados con dignidad, incluso si están sujetos a la aplicación de nuestras leyes ”, dijo Jessica Vaughan, católica y directora de estudios de políticas. para el Centro de Estudios de Inmigración a favor de la inmigración baja, por correo electrónico.


"Un católico fiel consideraría las razones de las leyes: proteger a los estadounidenses, preservar las oportunidades para todos los estadounidenses, evitar dañar a los estadounidenses, especialmente a los menos afortunados entre nosotros", dijo. "Podemos albergar a los sin techo, dar de beber a los sedientos, ayudar a los enfermos, vestir a los desnudos, etcétera, sin necesidad de reasentar a todos los necesitados del mundo dentro de nuestras fronteras".


Los dos clérigos entrevistados para esta historia, el obispo Flores en Brownsville y el padre Murphy en Tijuana, reconocen que calibrar la política de inmigración es complicado.


El obispo Flores dijo que los legisladores deberían pecar de caridad, lo que podría considerarse una opción preferencial para el inmigrante.


“Un país tiene derecho a sus fronteras y un sistema ordenado de cruce. Sin embargo, eso no es absoluto ”, dijo el obispo Flores. "Se combina con el gobierno del país que tiene sus fronteras para ser generoso con la familia que está tratando de encontrar seguridad".


Para el padre Murphy, que ha pasado los últimos ocho años ayudando a los migrantes, la respuesta es el amor.


“Así que le pido a la gente que mire en su corazón. Realmente pregunto: ¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestros hermanos y hermanas? Obviamente, necesitamos que se cambien algunas leyes ”, dijo el padre Murphy. "No estoy diciendo fronteras abiertas, pero necesitamos corazones abiertos".


Artículo tomado de National Catholics Register

https://www.ncregister.com/news/us-catholics-clash-on-border-surge-immigration



32 vistas0 comentarios
  • Facebook Casa Sacalabrini GDL
  • Instagram casa Scalabrini  GDL
  • Twitter
  • Icono social de YouTube

¿Quieres ayudar donando? contáctanos!

Copyright © 2021 Casa Scalabrini- Centro Scalabriniano de Pastoral Migratoria