top of page
Buscar

Juez vincula a proceso a cinco acusados por el incendio de estación migratoria en Ciudad Juárez.

Un juez vinculó a proceso a cinco implicados en el incendio en la estación migratoria de Ciudad Juárez, y consideró que el titular del INM en Chihuahua debería estar en el banquillo de los acusados.


CIUDAD JUÁREZ, Chih. (apro).– Quien debería estar sentado también aquí es el contralmirante Salvador González Guerrero, titular de la oficina de representación del Instituto Nacional de Migración (INM) en Chihuahua, externó el juez de Distrito, Ernesto Cornejo Ángeles, durante la audiencia de vinculación a proceso de cinco implicados en el incendio de la estación migratoria en Ciudad Juárez.

El juzgador vinculó a proceso a tres personas del Instituto Nacional de Migración (INM), un guardia de seguridad y un migrante venezolano por el delito de homicidio doloso y lesiones. Todos continuarán en prisión hasta que se determine su culpabilidad o inocencia.

En el caso de Jeison, quien fue trasladado a la estación migratoria el mismo día del incendio, el 27 de marzo pasado, le imputaron el delito de homicidio por acción, es decir, es autor material.


Fotografía de Fernando Llano/AP.


Las otras cuatro personas imputadas enfrentan cargos por homicidio doloso por omisión, ya que el juez consideró que se trató de una cadena de hechos y de circunstancias que crearon un clima adverso que generó el incendio donde perdieron la vida 40 personas migrantes y 27 más resultaron heridos.

Los otros cuatro imputados son: Gloria N, agente de migración a cargo del área femenil, donde se encontraban 15 personas retenidas que alcanzaron a salir; Daniel N, quien estaba a cargo de la representación noroeste en la estación migratoria y era suplente de Salvador González.

Asimismo, Rodolfo N, coordinador de procesos migratorios y quien estaba a cargo del área varonil en la estación, y Alan Omar, guardia de seguridad de la empresa CIMSA S.A de C.V o Tanka.

El juez dio vista al Ministerio Público federal para que investigue los hechos de violaciones a derechos humanos de las personas migrantes que dieron su testimonio y las condiciones en las que operaba la estación migratoria, ya que dijo, eso era una cárcel

La representación social dio a conocer en la audiencia que continúan las investigaciones sobre las responsabilidades penales de los otros servidores públicos del Instituto Nacional de Migración y particulares vinculados con los servicios de seguridad privada.

Luego de 12 horas de audiencia, poco antes de las 19:00, el juez dio un mes para cerrar las investigaciones.


Los motivos del juez

Una vez que el juez escuchó los alegatos del Ministerio Público federal, de los defensores particulares de los oficiales de migración y del guardia de seguridad, así como el defensor público de Jeison, detalló sus razones.

Consideró que no se trató de un accidente, ni de una protesta fuera de control o un conato de incendio, como refirieron algunos defensores, sino que se trata de calamidades diversas por el comportamiento humano.

En el caso de Jeison, refirió los testimonios que reconstruyeron que ingresó con otros migrantes venezolanos alrededor de las 10 horas el 27 de marzo. Anteriormente se había dado a conocer que el ayuntamiento de Juárez pidió apoyo al INM para realizar un operativo que tuvo como fin quitar a todas las personas extranjeras de los cruceros.

Los llevaron a la estación migratoria, donde había migrantes de Guatemala, Honduras, El Salvador, Colombia y Ecuador que habían sido deportados de Estados Unidos bajo el Título 42.

Entre víctimas del incendio y personal que estaba en la estación migrantes durante el incendio, declararon que un grupo de migrantes venezolanos inició una protesta porque no había agua para tomar, no les habían dado comida, les mantenían incomunicados y el lugar era insalubre.

Indicaron también que comenzaron a afectar las cámaras de vigilancia y, posteriormente, Jeison y otro migrantes venezolano apilaron los colchones (de material altamente flamable) contra las rejas para obstruir la vista de afuera hacia dentro.

Los migrantes encerrados habían mostrado su inconformidad al personal de Migración y a los guardias de seguridad, pero nadie les atendió

Jeison y el otro joven venezolano compraron cigarros y, al parecer, también el encendedor presuntamente a un guardia de seguridad que se encuentra prófugo, según los testimonios. Los dos venezolanos encendieron fuego en dos puntos de la celda, a unos 20 metros de distancia.

El fuego se propagó de inmediato porque los colchones eran altamente flamables y no lo pudieron controlar de inmediato, hasta que llegaron los bomberos y Protección Civil a hacer un boquete en la pared para poder entrar, ayudar a los heridos y sacar los cuerpos.

Jeison perdió el sentido, aunque es uno de los que presentaron menos daño. Despertó cuando estuvo afuera de la estación. Lo trasladaron al IMSS 35, donde permaneció la Guardia Nacional mientras estuvo internado.

El defensor de oficio de Jeison dio a conocer en la audiencia que el representante consular de Venezuela, Gustavo Sánchez, estuvo en Ciudad Juárez desde el 29 de marzo, cuando ya existía la carpeta de investigación contra Jeison y nadie le informó.

En la audiencia de formulación de la imputación, el MP dip a conocer que Jeison había renunciado a su derecho a la representación consular, pero el defensor dijo hoy que ni siquiera le habían informado. Sin embargo, ese alegato no fue aceptado por el juez porque no se presentó en tiempo la prueba como testimonio y otra figura procesal para descargarlo dentro de la investigación. Jeison no quiso declarar este día.

Gloria N se encontraba en la estación migratoria el día de la tragedia. También se negó a declarar en la audiencia de vinculación a proceso. A ella se le acusa de omitir abrir la puerta del área varonil, ya que Salvador González dijo que ella era quien tenía las dos llaves, del área de mujeres y de la de los hombres.

El testimonio de una guardia de seguridad, Angélica Hinojos, indica que Gloria le pidió abrir la puerta de las mujeres y le dio la llave, ya que Gloria tiene sobrepreso y no podría correr más rápido. Algunos testimonios de mujeres migrantes que estuvieron encerradas aseguran que vieron discutir a Gloria con Rodolfo N., quien se encargaba del área varonil, sobre el paradero de la llave del área de hombres.

El juez le dijo a Gloria que lo único que tiene en su contra son los testimonios, sobre todo el de Salvador González:

"¿Quién era la persona que tenía las dos llaves? Dijo (el contraalmirante Salvador González) que Gloria debería estar aquí (como imputado). La inculpa para exculparse".

Gloria afirmó con la cabeza desde su lugar, al lado de Jeison con los otros imputados, que llegaron con su uniforme gris.

El juez le dijo que tal vez hubiera podido contradecirlo si declaraba, ya que no hubo contexto administrativo que demostrara la acusación del delegado del INM en Chihuahua.

"La inculpó falsamente para exculparse", insistió. Gloria tenía 15 años trabajando en el INM.

Alan Omar, el guardia de seguridad, fue omiso en salvaguardar la vida de todas las personas migrantes.

Rodolfo N asegura que él andaba fuera del inmueble cuando sucedió el incendio, pero los testimonios lo contradicen.

Junto con Daniel N, que era su jefe, fueron omisos porque desde hace tiempo había quejas y denuncias contra las condiciones de la estación migratoria y los tratos del personal. Al no atender las condiciones denunciadas, se convierten en presuntos culpables.


Artículo tomado de proceso.com

4 visualizaciones0 comentarios

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page