Buscar

El programa ‘Permanecer en México’ vuelve a la frontera San Diego-Tijuana

Funcionarios federales de San Diego no han enviado a solicitantes de asilo al sur, pero ya comenzaron a inscribir a migrantes al programa MPP.


San Diego se convirtió el lunes en la segunda ciudad fronteriza de los Estados Unidos donde los funcionarios federales reanudaron el programa Permanecer en México.



Ningún solicitante de asilo fue devuelto inmediatamente a Tijuana para esperar por sus audiencias en la corte de inmigración de los Estados Unidos, de acuerdo con funcionarios de alto nivel de la administración del presidente Biden que hablaron con medios de comunicación. Es probable que los primeros retornos desde San Diego a suelo mexicano se produzcan el martes o el miércoles.


El programa, implementado por primera vez por la administración de Trump en 2019 con la intención de disuadir a los solicitantes de asilo manteniéndolos fuera de Estados Unidos mientras se procesaban sus solicitudes, se detuvo después de que el presidente Joe Biden asumió el cargo. Un juez federal ordenó que el programa, conocido oficialmente como Protocolos de Protección de Migrantes, o MPP, se volviera a implementar después de que Texas y Missouri demandaran por la forma en que terminó la política. Desde entonces, el gobierno de Biden ha aprovechado ese reinicio ordenado para ampliar el programa a otras nacionalidades, incluidos los haitianos.


Los agentes de la Patrulla Fronteriza de San Diego pudieron registrar oficialmente en el programa a las personas detenidas al cruzar a Estados Unidos a partir del lunes. Las primeras devoluciones llegarán más tarde porque los solicitantes de asilo que dicen tener miedo de volver a México tienen hasta 24 horas para consultar con abogados antes de las entrevistas de selección en las que tienen que demostrar que su miedo se basa en una posibilidad razonable de daño para ser retirados del programa.


El gobierno de Biden ha defendido el reinicio como algo que se vio obligado a hacer después de que el presidente pasara mucho tiempo en la campaña electoral criticando el programa y ha seguido apelando el reinicio ordenado hasta el Tribunal Supremo.


“Estamos bajo esta orden judicial para cumplir de buena fe con la orden del tribunal”, dijo un funcionario de la administración hablando en segundo plano durante una llamada con la prensa el lunes. “A medida que lo hacemos, estamos muy comprometidos a garantizar que lo hacemos de manera que abordemos en el mayor grado posible las preocupaciones humanitarias que se plantearon en la aplicación anterior”.


Pero los defensores de los solicitantes de asilo han cuestionado esa caracterización debido a la ampliación.


La reimplementación comenzó en El Paso, Texas, en diciembre. El lunes, 36 repatriados cruzaron a Estados Unidos, algunos tan temprano como a las 4:30 a.m., para asistir a las primeras audiencias de la corte de inmigración del reinicio, dijeron las autoridades.


Hasta el lunes, las autoridades estadounidenses habían devuelto a 213 personas a Ciudad Juárez, según la agencia de migración de la ONU, que hace pruebas a los repatriados para detectar COVID-19 y ofrece transporte a los refugios designados por las autoridades fronterizas mexicanas.


Los nicaragüenses han sido el grupo más numeroso devuelto desde el inicio del reinicio, según datos obtenidos en diciembre por la investigadora de Human Rights First, Julia Neusner. Los solicitantes de asilo de Venezuela, Colombia, Cuba y Ecuador también han sido devueltos bajo el MPP.



El programa gestionado por la administración de Trump fue criticado por una serie de cuestiones. Entre los más preocupantes estaba el peligro en el que colocaba a los solicitantes de asilo en las ciudades fronterizas del norte de México donde se les obligaba a esperar. Human Rights First documentó más de 1500 ataques violentos contra los solicitantes de asilo en el programa —agresiones, secuestros, violaciones e incluso asesinatos— durante los dos años iniciales de existencia del programa.


La mayoría de los solicitantes de asilo en México no pudieron encontrar abogados que los representaran o incluso un alojamiento adecuado durante los largos periodos de espera que se les exigía, y los problemas de calendario y la documentación inexacta de los funcionarios de la frontera afectaron al programa.


México dijo que presionó a Estados Unidos durante las negociaciones de reanudación para que abordara algunas de estas preocupaciones y que, al aceptar recibir a las personas acogidas al MPP, consideraba que Estados Unidos las había abordado. Esas medidas incluyen la financiación por parte de Estados Unidos de los albergues para migrantes mexicanos y del transporte de los solicitantes de asilo en el programa entre los puertos de entrada y los albergues.


Cuando se le preguntó por la cantidad de dinero que Estados Unidos está gastando en esos esfuerzos, el Departamento de Seguridad Nacional se remitió al Departamento de Estado. El Departamento de Estado no respondió a las preguntas sobre esa financiación.


Mucha información sobre la logística del programa sigue sin estar clara.


Human Rights First ya reportó pruebas de que los funcionarios fronterizos no siguieron los pasos requeridos para determinar la elegibilidad para el programa. Algunos de los primeros solicitantes de asilo devueltos a Ciudad Juárez dijeron a Neusner que no se les hicieron las preguntas específicas de un formulario de examen médico que se encontraba entre los documentos que se les entregó antes de su regreso. Los funcionarios marcaron no en todas las casillas del formulario, lo que significa que esos solicitantes de asilo no estarían exentos del programa por razones médicas.


La organización también informó que todas las personas devueltas bajo el programa entrevistados por sus investigadores habían sufrido daños en México, incluyendo secuestros o violencia a manos de la policía u otros funcionarios antes de ser seleccionados para el MPP.


Cuando se les preguntó sobre este tema en una convocatoria de prensa el lunes, los funcionarios de la administración dijeron que los solicitantes de asilo en el programa pueden ir a los puertos de entrada o ponerse en contacto con los funcionarios estadounidenses a través de correo electrónico si creen que han sido colocados incorrectamente en el programa o si su situación ha cambiado.



Las organizaciones de derechos humanos y las organizaciones de servicios jurídicos que apoyan a los solicitantes de asilo en México se han manifestado firmemente en contra del programa. El sindicato que representa a los oficiales de asilo, que son responsables de realizar las entrevistas para determinar si alguien no es elegible para el programa debido a los daños específicos que probablemente les esperan en México, también ha condenado el reinicio, llamando al programa “irremediablemente defectuoso”.


“Su aplicación hace que nuestros miembros sean cómplices de violaciones de la ley federal de Estados Unidos y de las obligaciones vinculantes de los tratados internacionales de no devolución que han jurado defender”, dijo el sindicato. “Aunque la administración ha tomado medidas destinadas a mitigar algunos de los elementos más atroces de la iteración anterior del MPP, un programa que requiere que los solicitantes de asilo permanezcan en una de las partes más peligrosas del mundo mientras sus casos están pendientes en los tribunales de inmigración de Estados Unidos no puede garantizar su protección contra la persecución y la tortura, como exige la ley estadounidense.”


Mientras tanto, muchos solicitantes de asilo que se encuentran en un campamento con tiendas de campaña cerca del puerto de entrada de San Ysidro han preguntado cómo pueden inscribirse en el programa.


A medida que la región fronteriza experimenta un invierno frío y lluvioso, los que viven en el campamento están luchando para mantenerse calientes y secos. Durante los días más intensos de lluvia, sus tiendas se inundaron. Para ellos, la posibilidad de tener una oportunidad de presentar pruebas en sus casos es una mejora con respecto a su situación actual, aunque signifique que tengan que esperar más tiempo en México.


Esto se debe a que el procesamiento de asilo en general ha estado cerrado para la mayoría desde que comenzó la pandemia, lo que ha llevado a muchos a estar indefinidamente atascados en la frontera. La administración de Trump utilizó una orden de salud pública de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades para decir a los funcionarios de la frontera que expulsaran a los migrantes atrapados al cruzar sin documentos de vuelta a México o a sus países de origen. La administración Biden ha continuado con esa política, conocida como Título 42.


La nacionalidad acabará desempeñando un papel clave en la interacción de ambos programas.


Hasta ahora, la administración Biden parece estar devolviendo a nacionalidades bajo el MPP que no ha estado sometiendo al Título 42. Los funcionarios en la llamada del lunes confirmaron que los migrantes son primero evaluados para posibles expulsiones bajo el Título 42 antes de ser procesados para Permanecer en México.


En noviembre, aproximadamente el 24 por ciento de los adultos solteros y miembros de la familia aprehendidos por la Patrulla Fronteriza de San Diego eran nacionalidades que son elegibles para el MPP, de acuerdo con los datos más recientes disponibles de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).


Esto incluye a 1480 brasileños, 385 nicaragüenses y 265 venezolanos, los tres grupos más numerosos que pueden acogerse al programa. Solo una persona de entre ellos fue expulsada.


Alrededor del 12 por ciento de los detenidos en noviembre que podrían tener derecho al MPP eran salvadoreños, guatemaltecos u hondureños, pero en general fueron expulsados en virtud del Título 42.



Alrededor del 94 por ciento de los mexicanos, el grupo más numeroso de los que cruzan la frontera, también fueron expulsados. Los mexicanos no pueden ser registados al MPP.


Este hecho decepcionó a una familia de mujeres y niños, incluido un bebé, de Michoacán, que dormían bajo el área de juegos en un pequeño parque infantil cercano al campamento. La familia pidió a las autoridades mexicanas que llevaran a sus miembros a un refugio, pero seguían en el parque después de días de esperar en el frío la llamada telefónica de alguien que tenga espacio para recibirlos. La ciudad cercó la zona que rodea el campamento y no permite la entrada a los recién llegados.


El despliegue de la nueva versión del programa Permanecer en México continuará en otras cinco localidades: Caléxico; Nogales, Arizona; y Eagle Pass, Laredo y Brownsville en Texas.


Artículo tomado de The San Diego Union Tribune

https://www.sandiegouniontribune.com/en-espanol/noticias/inmigracion/articulo/2022-01-03/el-programa-permanecer-en-mexico-vuelve-a-la-frontera-san-diego-tijuana





7 visualizaciones0 comentarios