Buscar

El fracaso de EUA en seguir las reglas Permanecer en México muestra que el programa no ha cambiado

Las dos primeras personas que fueron devueltas a Tijuana bajo el programa esta semana hablaron de su experiencia


Aunque los funcionarios de la administración de Biden prometieron acceso a un abogado, a los dos hombres colombianos no se les permitió hablar con abogados mientras estaban bajo custodia estadounidense. Los funcionarios tampoco vacunaron a uno de los hombres contra el COVID-19. Confundidos y aterrorizados, los dos hombres regresaron a Tijuana con el estigma adicional de ser los primeros en regresar.


“Somos los dos de Colombia”, dijo uno de los hombres en español. “Todo el mundo sabe que somos ellos. Ya tenemos problemas”.


El Union-Tribune no identifica públicamente a los hombres ni su ubicación por temor a que las personas de las que huyeron vengan a buscarlos. A los hombres también les preocupa que, cuando las dos primeras personas regresaron a Tijuana, se han vuelto especialmente vulnerables como objetivos.


Conocido oficialmente como Protocolos de Protección al Migrante o MPP, el programa requiere que los solicitantes de asilo esperen en México mientras sus casos judiciales de inmigración proceden en los EE. UU. Fue objeto de fuertes críticas cuando se implementó por primera vez bajo la administración Trump debido al peligro que ya migrantes vulnerables. Muchos fueron agredidos, secuestrados o algo peor, a veces cuando salían de un puerto de entrada o intentaban regresar a uno para una audiencia en la corte.


MPP también hizo que encontrar abogados, que son fundamentales para navegar las complejidades de probar un caso de asilo, sea especialmente difícil para los inscritos.



El presidente Joe Biden hizo campaña para poner fin al programa y lo hizo en su primer año en el cargo. Pero los estados de Texas y Missouri cuestionaron la forma en que se terminó el programa en un tribunal federal, y un juez se puso del lado de los estados y ordenó el regreso del programa.


Hasta el viernes, 237 personas habían sido devueltas a México bajo el reinicio, la mayoría en El Paso, Texas, donde el programa comenzó en diciembre, según la agencia de migración de la ONU. En Tijuana, 11 han sido devueltos. Los retornos de Tijuana incluyen a dos mujeres, según Alex Mensing de Innovation Law Lab.


Aunque la administración de Biden sostiene que solo traerá de vuelta el programa porque tiene que hacerlo, los críticos han señalado una expansión de las nacionalidades elegibles para el programa como una señal de que la administración está usando la orden del juez como una excusa para promover el programa de los Estados Unidos. agenda de larga data de disuadir a los solicitantes de asilo en lugar de trabajar para crear un sistema de asilo humano como se prometió durante la campaña.


Ni el Departamento de Seguridad Nacional ni el de Aduanas y Protección Fronteriza respondieron a una solicitud de comentarios sobre los problemas identificados por los dos hombres.


Los dos hombres, que han sido amigos desde la infancia, dijeron que no habían planeado irse de Colombia, pero huyeron a fines del año pasado porque sus vidas corrían peligro repentinamente. No querían hablar públicamente sobre los detalles de lo que les sucedió porque tenían miedo de que los identificaran o de que sus casos de asilo se vieran afectados.



Según un informe del Departamento de Estado de EE. UU. , las preocupaciones sobre derechos humanos en Colombia incluyen homicidios ilegítimos y arbitrarios, así como informes de tortura y detención arbitraria por parte del gobierno y las fuerzas criminales. Los agentes de la Patrulla Fronteriza atraparon a más de 3.300 colombianos cruzando hacia Estados Unidos en noviembre, el mes más reciente con datos disponibles de la CBP. Eso es aproximadamente el 2 por ciento de las personas detenidas ese mes.


Las vacaciones de fin de año son un momento importante para estar con la familia, dijo un hombre, y no habría elegido abandonar el país en ese momento sin ser forzado.

Viajaron en avión, volando a varias ciudades mexicanas antes de llegar a Tijuana. El viaje tomó sólo un par de semanas. Estando en México pagaron para hospedarse en un hotel donde se sintieran más seguros, y no salieron.


“Eso es lo que nos preocupa”, dijo un hombre. “Tenemos mucho miedo de estar en México. No hay diferencia entre México y Colombia”.


Entre los vuelos y las habitaciones de hotel, gastaron todo el dinero que tenían. Al hacerlo, evitaron muchos de los daños a los que se arriesgan muchos solicitantes de asilo en el viaje a pie y en autobús hasta la frontera de EE. UU. Creían que una vez que llegaran a suelo estadounidense estarían a salvo, por lo que el gasto temporal pareció valer la pena.


Planeaban vivir con la esposa de uno de los hombres, quien es titular de una tarjeta verde en los EE. UU. Ella ya había estado planeando patrocinar la tarjeta verde de su esposo en los próximos años, pero debido a la urgencia de la situación, él se encontró en, esos planes cambiaron.


Cuando fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza el día antes de la víspera de Año Nuevo, no sabían que el programa Permanecer en México se estaba reiniciando.



Los agentes los llevaron a una estación y los colocaron en una celda repleta con docenas de otros hombres. Solo había seis literas, dijeron los hombres, por lo que dormían en el piso, emparedados entre todas las personas bajo custodia. Debido a que las luces siempre estaban encendidas en la celda, lucharon por mantener la noción del tiempo.


Aunque no hablan mucho inglés, se dieron cuenta de que los agentes hablaban mal de ellos, dijeron. Reconocieron palabras como “estúpido” y frases como “regresa a tu país”.

La experiencia, dijo un hombre, equivalía a abuso psicológico.


No se les dio la oportunidad de bañarse o ducharse mientras estuvieron bajo custodia, dijeron, aunque estuvieron allí durante casi una semana.



Según los documentos que les entregaron, el lunes firmaron documentos relacionados con el MPP, luego de que ya llevaban varios días en la celda. Los hombres dijeron que no sabían lo que estaban firmando, que muchos de los documentos estaban en inglés e incluso para los documentos en español, no les dieron tiempo para leerlos antes de firmar.


Después de haber sido seleccionados para MPP, un agente les preguntó si tenían miedo de volver a México. Los hombres dijeron que otro agente trató de evitar que ese funcionario hiciera la pregunta, que ahora es una pregunta requerida según las nuevas reglas del programa antes de que alguien pueda ser devuelto.


“Dijo que tendríamos que pasar más tiempo en esas condiciones”, recordó un hombre.


Le dijeron al agente que estaban aterrorizados.



Las nuevas reglas dicen que si alguien expresa temor de regresar a México, debe tener 24 horas para comunicarse con un abogado antes de hablar con un oficial de asilo. Aunque los hombres esperaron el período de tiempo requerido antes de esa entrevista, no se les permitió hacer llamadas ni acceder a asesoramiento legal, dijeron.


El hombre cuya esposa está en los Estados Unidos dijo que pidió poder llamarla porque ella podría conseguirle un abogado, pero las autoridades negaron esa solicitud.


Los documentos de la entrevista del oficial de asilo corroboran las afirmaciones de los hombres de que no tuvieron acceso a abogados y que los obligaron a firmar documentos que no entendían.


Dijeron que un agente les dijo que sin importar lo que pasara, serían enviados de regreso a México. Entonces, cuando el oficial de asilo preguntó si querían esperar más tiempo bajo custodia para tener acceso a los abogados, los hombres renunciaron a ese derecho porque no querían pasar más tiempo en la celda abarrotada con su destino ya decidido.


Por sí mismos, los hombres no pudieron explicar sus temores de una manera que cumpliera con el requisito legal para salir del programa.



El documento que indica las preguntas formuladas y el resumen del oficial de asilo de las respuestas recibidas parecen indicar que aunque los hombres tienen mucho miedo de que sus perseguidores los encuentren en México, porque pudieron sobrevivir escondidos en México durante las dos semanas que estaban allí, no calificaron para las exenciones al programa. Le dijeron al oficial de asilo que ahora no tienen dinero y no pueden pagar un hotel.


“Les dijimos que no saldríamos porque tenemos miedo, pero ¿cómo no vamos a salir durante seis meses?”. dijo un hombre.


Los agentes también cometieron errores en la documentación de los hombres, un problema común en la primera iteración de MPP.


Inicialmente, los hombres estaban programados para audiencias judiciales meses en el futuro, lo que probablemente habría llevado sus casos mucho más allá del límite de seis meses impuesto por México en esta iteración de MPP. Cuando le dijeron esto al oficial de asilo, sus audiencias fueron reprogramadas para febrero. Sin embargo, uno de los documentos en inglés de los hombres todavía indica que su audiencia en la corte es en mayo, aunque la versión en español del documento dice febrero.


Además, se mezclaron páginas de los documentos de los hombres con su información personal. Cada hombre tenía la primera página de la notificación judicial del otro.


Esos avisos de la corte no indican una dirección donde la corte de inmigración pueda contactar a los hombres. Ese fue un problema importante en la primera iteración del programa porque, si las fechas de las audiencias cambian, la corte no puede informar a las personas que se espera que se presenten, y se puede ordenar la deportación de las personas que no se presenten a la corte de inmigración en su ausencia.



Los hombres dijeron que no se les hicieron preguntas detalladas sobre su historial médico; las nuevas reglas también delinean las razones médicas por las que las personas deberían estar exentas del programa. No tenían ninguna documentación que indicara que los funcionarios habían verificado que no tienen ninguna de esas condiciones. Los observadores de derechos humanos en Texas han publicado imágenes de tales documentos entregados a los retornados en la frontera de Texas, donde el programa comenzó nuevamente a fines del año pasado.


Antes de ser devueltos a México, los funcionarios les preguntaron a los hombres si habían recibido las vacunas contra el COVID-19. Parte del acuerdo con México requiere que Estados Unidos vacune a los solicitantes de asilo antes de devolverlos.



Un hombre ya estaba completamente vacunado. El otro había tomado una dosis y necesitaba la segunda. Dijo que quería obtenerlo, pero antes de que los funcionarios pudieran administrarlo, el transporte llegó a buscarlos y los llevó a la frontera.


Poco antes de que fueran devueltos, recordó un hombre, un funcionario le ofreció una galleta. El momento se sintió absurdo después de todo lo que había experimentado bajo custodia.


En la frontera, el personal de la agencia de migración de la ONU les hizo la prueba de COVID-19 y luego los transportaron, con una escolta de la Guardia Nacional Mexicana, a un refugio.


No saben si deben quedarse allí o tratar de encontrar otro lugar para estar. Después de que más y más reporteros aparecieron el jueves buscándolos, comenzaron a sentir que demasiadas personas ya sabían dónde estaban.


Recibieron documentos de México que les permitirían trabajar mientras esperan, pero los hombres dijeron que eso no será de ayuda.


“No podemos salir”, dijo un hombre.


Artículo tomado de The San Diego Union Tribune

https://www.sandiegouniontribune.com/news/immigration/story/2022-01-08/remain-in-mexico-returns-to-tijuana?utm_source=Center+for+Migration+Studies+Mailing+List&utm_campaign=a915199491-EMAIL_CAMPAIGN_2018_12_03_05_58_COPY_01&utm_medium=email&utm_term=0_74e5cba118-a915199491-115701573


3 visualizaciones0 comentarios