Buscar

Cerramos las puertas, pero no cerramos el Corazón

la Casa del migrante Scalabrini en Tijuana continua ayudando a los migrantes a pesar de estar cerrada por la pandemia, cada día reparte comida a los que llegan a solicitar ayuda.


7 vistas0 comentarios